EL HOTEL DE LAS CUCARACHAS Y OTROS TRUCOS PSICOLÓGICOS EN EL DISEÑO WEB

 

EL HOTEL DE LAS CUCARACHAS Y OTROS TRUCOS PSICOLÓGICOS EN EL DISEÑO WEB

 

Cada vez más, llamar la atención de los internautas y además mantenerla, no es una tarea fácil. Día a día la competencia es mayor y hay más y más mensajes que impactan de forma concurrente en el consumidor, por lo que es necesario ser cada vez más hábiles a la hora de presentar los mensajes para poder atraer y mantener la atención de los destinatarios.

Uno de los trucos que se usan en las webs, es usar un diseño que beneficie a la marca, aunque no sea realmente el mejor. En inglés se denomina dark pattern” (patrón oscuro) y se trata de interfaces de usuario que han sido diseñados, no precisamente para hacer las cosas más fáciles a los consumidores, sino para que éstos hagan lo que la empresa quiere que hagan.

Para ello, se emplean trucos psicológicos que consiguen no sólo que la atención del consumidor vaya a donde la marca quiere que vaya sino también que los consumidores actúen como ellos desean. Es la llamada experiencia de cliente oscura o “dark UX”.

La realidad es que las prácticas de dark paterns son bastante habituales, no se trata solo de casos aislados. Probablemente todos nos hemos encontrado con ellas muchas veces mientras navegamos.

En el siguiente enlace podemos ver cómo funciona.

 

ALGUNAS PRÁCTICAS

·                    Motel de las cucarachas

Una de las técnicas más utilizadas para conseguir que el consumidor se comporte de una determinada manera es la denominada “motel de las cucarachas”, cuyo nombre explica bien cómo funciona.

Es lo que pasa cuando reservas una noche en un hotel que tiene cucarachas. Hacer la reserva es muy fácil y entrar en el hotel también. Ahora, lograr que se solucione el problema de los insectos ya no lo es tanto. Lo mismo ocurre en el diseño, esta técnica consiste en que entrar es fácil pero salir es muy difícil.

Amazon por ejemplo es una de las grandes empresas que hace uso de esta práctica. La experiencia de uso de su web es muy fácil y encontrar lo que se busca no parece nada complicado. Ahora bien, la historia cambia cuando lo que se pretende es cerrar la cuenta. Los pasos ya no son tan lógicos y el camino para hacerlo resulta bastante complicado.

 

·                    Los colores y la inercia

Otro de los ejemplos muy utilizados, en los que las cosas son confusas a propósito y llevan a que los consumidores hagan lo que la marca quiere y no lo que ellos desean, es el jugar con colores y otros elementos. Por ejemplo, algunas newsletters incluyen la opción de darse de baja (obligatoria por ley) en medio de un texto más amplio y con colores que hacen que el botón de baja casi no se vea. Se cumple la ley pero no se ponen fáciles las cosas al consumidor.

Otro ejemplo es utilizar los colores de forma que se acostumbra al consumidor a un color y un determinado tipo de acción. Es algo muy utilizado por ejemplo en los juegos. Un botón va marcando el paso al siguiente nivel de juego. El truco se produce cuando el mismo color se usa para una función diferente como la compra del paso al siguiente nivel. Es muy probable que el jugador no sea ni siquiera consciente de lo que está haciendo.

 

·                    Compras no deseadas

Otra de las prácticas empleadas es la de equivocar a propósito, que es lo que hacen algunas compañías cuando están vendiendo cosas online. Por defecto, nos llevan a comprar algo que no es lo que necesitamos o queremos y si no deseamos comprarlo, tenemos que realizar algún tipo de acción. Es lo que ocurre cuando se compra un billete de avión en algunas compañías aéreas como Ryanair que incluye el seguro de viaje. Hay que buscar entre las diferentes opciones como conseguir no comprarlo, sin que sea en absoluto intuitivo.

 

Posted in Branded Content, Cliente, Emociones, Engagement, Experiencia, Interacción, Marketing, Neuromarketing, Reputación, shop, Viral.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *