HUMOR, EMOTIVIDAD, ¿CUÁL ES LA SIGUIENTE TENDENCIA EN PUBLICIDAD?

HUMOR, EMOTIVIDAD, ¿CUÁL ES LA SIGUIENTE TENDENCIA EN PUBLICIDAD?

 

A lo largo de la historia, y desde el origen de la publicidad, el humor ha sido uno de los elementos a los que las marcas han echado mano para captar la atención de los consumidores.

Los anuncios humorísticos han sido un elemento recurrente que ha formado parte de la estrategia publicitaria que las marcas han llevado a cabo. El recurso gracioso era un guiño frecuentemente empleado que conseguía dar la impresión de que la marca comprendía a los consumidores, creando una empatía con ellos y haciendo que la publicidad fuera recordada a lo largo del tiempo.

También la emotividad ha sido una herramienta muy empleada en los últimos tiempos que se ha utilizado para captar la atención de los consumidores y conseguir que se recordara la publicidad de la marca.

La pregunta que nos hacemos ahora es si el humor y la emotividad siguen siendo efectivos a la hora de vender o si por el contrario han perdido efectividad y resulta conveniente hacer un cambio de estrategia y posicionarse de un modo diferente.

No cabe duda de que esta cuestión puede dar para muchos análisis y no hay que olvidar que las cosas cambian cada vez de forma más rápida. De hecho, si bien es verdad que en los últimos tiempos los anuncios con humor y con emotividad han continuado en las listas de los más populares, los grandes temas dominantes que marcan hashtags y que acaban impactando en las tendencias ya no son esos.

Hoy en día, los anuncios que marcan tendencia son especialmente largos y complejos, casi pequeños cortos. Además, éstos empiezan a ser una suerte de manifiesto. Las marcas comienzan a hablar de política, a manifestarse y posicionarse ante ciertos aspectos que están en la agenda política y social. Temas como la inmigración, la posición de la mujer en la sociedad o la diversidad, están empezando a estar cada vez más presentes en la publicidad.

Especialmente en Estados Unidos, país que marca tendencia en temas publicitarios, con la llegada de Trump, esta tendencia se ha acelerado.

Pero, ¿por qué han hecho esto las marcas? ¿Por qué han decidido manifestarse políticamente? La respuesta es clara. Principalmente porque los elementos anteriores, humor y emotividad ya no son suficientes y con ellos no se consiguen los objetivos deseados.

Los consumidores actualmente, no sólo esperan un posicionamiento político y social, sino que además se sienten más próximos y tienen una relación diferente con aquellas marcas que entran en este mundo. Aquellas otras marcas que se mantienen al margen, dejan de ser recordadas por los consumidores. Hoy en día, una publicidad graciosa o un niño encantador no son suficientes para que la marca sea recordada y se hable de ella.

Es por ello que ya no se puede pasar por encima de los temas sociales o hacer un humor blanco y poco comprometido. Lo que los consumidores demandan es que las marcas se posicionen, que tomen partido. Los anunciantes tienen por tanto que tener un mensaje claro, que cale en la sociedad y que sea recordado por los consumidores.

 

NUEVOS RIESGOS

Sin embargo, dejar abandonado el humor y apostar por el manifiesto político tiene riesgos. Los mensajes conectarán muy bien con una parte de la población, aquella que esté de acuerdo con ese manifiesto político, pero molestará a otra parte de la población que puede boicotear nuestro producto.

De cualquier forma, es algo que no se puede evitar, algo que los consumidores demandan y a lo que las marcas no se pueden negar.

Lo que sí pueden hacer es manifestarse y comprometerse en algunos temas que no generen mucha división de opiniones. En general, temas de derechos sociales, salarios, etc. suelen ser bien admitidos por la mayor parte de la población. Ese es el objetivo. Comprometerse sin polarizar excesivamente su audiencia.

Adicionalmente, hay temas ante los que las marcas no deberían quedarse calladas, aún en el caso de que esto pueda polarizar su audiencia. Las cuestiones éticas siempre deben ser tenidas en cuenta y no se debe olvidar que lo que se hace ahora no sólo impacta en el ahora, sino también en el mañana y en el modo en que, a futuro, la marca va a ser vista y valorada.

Los consumidores ya dan por hecho que la marca será política. Están pidiendo a las marcas que se posicionen y éstas no pueden ni deben negarse.

Posted in Cliente, Emociones, Engagement, Experiencia, Interacción, Marketing, Neuromarketing, Reputación, shop, Viral.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *