NUEVAS TECNOLOGÍAS Y SUS APLICACIONES (PARTE 1)

NUEVAS TECNOLOGÍAS Y SUS APLICACIONES (PARTE 1)

 

En este post, vamos a contemplar algunas nuevas tecnologías que están apareciendo en nuestros días y que consideramos que presentan un gran poder transformador, no sólo por su potencial innovador, sino también porque están facilitando la aparición de nuevas aplicaciones que, sin duda, van a transformar en un futuro cercano los hábitos del consumo digital. En esta primera parte haremos un repaso de estas tecnologías, mientras que las aplicaciones las trataremos en la siguiente entrega.

 

 

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Robótica

Los robots, entendidos como entidades virtuales o mecánicas artificiales que, con ciertas funciones de inteligencia artificial, suplen tareas de los humanos de forma automática, han sido una de las mayores aspiraciones de la humanidad desde tiempos antiguos.

Aunque la investigación tiene todavía algunos retos por conseguir, los hitos alcanzados hasta ahora ya permiten visualizar un futuro en el que los robots dispondrán de mayor movilidad, destreza y capacidad de adaptación, así como de una mayor capacidad de aprendizaje e interacción con los seres humanos.

Los sistemas de visión artificial y el software avanzado de reconocimiento de voz e imágenes permitirán que los robots consigan ejecutar acciones más delicadas y precisas, lo que provocará un cambio en la forma de entender la interacción de la humanidad con las máquinas.

 

Sensores

 Los sensores son dispositivos sensibles a los estímulos del entorno y que permiten intervenir sobre el contexto en el que se encuentran.

La principal característica es que son dispositivos perceptivos que permiten medir magnitudes físicas o químicas, denominadas variables de instrumentación y transformarlas en variables eléctricas que pueden ser procesadas y actuar sobre el entorno.

En la actualidad el número de dispositivos que incorporan sensores es cada vez más elevado.

 

Cloud Computing

Es un sistema operativo ubicado en la Red y que permite operar en ausencia de grandes infraestructuras y ordenadores. De esta forma, ofrece a todo tipo de usuarios la posibilidad de gestionar grandes cantidades de información de forma deslocalizada, sin necesidad de recursos hardware ni dispositivos locales.

El acceso a las aplicaciones y servicios es de forma online, configurando un futuro campo de acción innovador.

Elementos como las redes sociales, programas de email y mensajería como Skype, deben su aparición a la nube. De igual forma, se pueden citar algunas experiencias actuales comunes en el mundo empresarial como GoogleDrive, Dropbox o Salesforce.

 

Big Data

La definición de Big Data hace referencia al sistema de almacenamiento, gestión, proceso y análisis del inmenso volumen de datos de que se dispone en la actualidad, de forma que se convierta en información de valor.

Para ello es necesario considerar las 3 “v” asociadas a dicho concepto: volumen, variedad y velocidad. El volumen de datos crece de forma estrepitosa de manera que se está pasando de disponer de información estructurada y almacenada, a información que se deposita en la nube de forma desestructurada y en una gran variedad de formatos. Crece también la velocidad en que la información es compartida y de ahí, la necesidad de disponer de herramientas que permitan analizarla de forma acelerada.

El Big Data engloba por tanto, no sólo procesos sino también tecnología que permita la explotación de dichos datos y favorezca nuevos modelos de negocio que se adapten a las necesidades del contexto actual en el que los consumidores esperan más de las empresas y marcas con las que se relacionan.

Para entender estas necesidades de los consumidores, es necesario considerar dos aspectos. Por un lado, el consumidor es cada vez más receloso con todo lo que se refiere a privacidad y protección de sus datos personales. Por otra parte, ese mismo consumidor, presenta una gran inocencia al aceptar, sin ni siquiera ser consciente de ello, cualquiera de las posibles condiciones que  vienen impuestas, por ejemplo, para poder descargarse una aplicación móvil, dar de alta un perfil en un medio social o descargar un software. En este contexto, a cambio del mayor conocimiento que las marcas tienen de sus clientes, éstos pasarán a ser más exigentes, desarrollando una tolerancia menor a la comunicación con las mismas si no aporta valor para sus intereses.

 

Wearables

Fundamentadas en sensores, pantallas y baterías, se entiende por wearables a aquellas tecnologías que permiten la interacción individuo-tecnología-realidad en cualquier lugar. Se trata de productos que están sobre el cuerpo en formatos como gafas, relojes, pulseras, anillos o ropa, o bien pueden ser ingeridos. De esta forma, el consumidor tiene la posibilidad de ejecutar acciones, sustentadas en información contextual relevante, actualizada y acotada al punto de toma de decisiones.

Estas tecnologías, por sus funcionalidades y aplicaciones, son consideradas como inteligentes. Algunos de sus exponentes más conocidos son las GoogleGlass o los Smartwatch.

Uno de los aspectos más característicos es su adaptabilidad a las características de cada consumidor, permitiendo una personalización de los servicios que resulta cada vez más necesaria y demandada por los consumidores, eliminando la necesidad de aspectos como el espacio, el ordenador  o incluso el uso de las manos.

El camino hacia el futuro pasa por disminuir la necesidad de intervención de los consumidores, de forma que, por ejemplo, sea su propia nevera interconectada con su proveedor de la compra quien se autoabastezca de la compra semanal.

 

3D Printing

Esta tecnología permite imprimir objetos tridimensionales a partir de distintos materiales y a través de maquinaria fundamentada en la superposición de capas que se unen entre ellas generando un resultado integrado. La impresión 3D se fundamenta en sistemas aditivos que van añadiendo material capa a capa para componer el producto final. De esta forma, los diseños bidimensionales se convierten en objetos y maquetas volumétricas en tres dimensiones.

El auge de esta tecnología recae, no solo en la posibilidad de una alta personalización, sino también en el abaratamiento de costes. Los fabricantes pueden evitar costes asociados a herramientas especiales, moldes u otros elementos necesarios para la fabricación de objetos de geometría compleja, así como los relacionados con tareas logísticas.

 

Realidad aumentada

La Realidad Aumentada hace posible la superposición del plano físico con el virtual mediante imágenes, información gráfica, marcadores u otro tipo de información.

Esto se consigue mediante dispositivos que pueden ser videocámaras, sensores o cualquier otro, y que permiten combinar el mundo físico con la realidad virtual. De esta forma, se aporta información complementaria a lo que el sistema perceptivo es capaz de reconocer por sí mismo en el entorno físico convencional, permitiendo una mayor comprensión del entorno.

Como ejemplos, se pueden citar algunas aplicaciones innovadoras como DriveSafe4Glass que, fundamentándose en los sensores de las GoogleGlass, alerta a los conductores que se están quedando dormidos, o LynxFit que ayuda a los usuarios a incrementar su concentración en las actividades físico-deportivas.

Los componentes que han hecho viable la Realidad Aumentada no presentan una gran complejidad. La disminución del tamaño de las videocámaras ha permitido incorporarlas a los dispositivos de realidad aumentada, ya que todos ellos requieren un elemento que capture las imágenes reales del medio ambiente.

Las imágenes sintetizadas y mezcladas, a las que se añade la información digital a través de los marcadores, se proyectan en pantallas. Dicha información acentúa las capacidades perceptivas del individuo, creando una experiencia absolutamente diferente.

Posted in Cliente, Emociones, Experiencia, Interacción, Marketing, Reputación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *